RINOPLASTÍA (RINOFACIL)

POR Dr. Néstor Baldizón   FOTOS Rolando Mejía

Tuve la dicha de formarme como cirujano plástico en una de las más prestigiosas escuelas a nivel nacional e internacional con sede en el Hospital General Manuel Gea González, a cargo del Dr. Fernando Ortiz Monasterio, en paz descanse; fue conocido como Fom pues así lo llamábamos sus alumnos y amigos.

En 1987 me certifiqué ante el Consejo de la Especialidad y cada cinco años me recertifico. Desde hace 30 años estoy a cargo de la campaña de labio y paladar hendido (leporino) de manera altruista por parte del DIF Colima y he operado a más de 500 niños. Esta actividad para mi es muy gratificante y me permite, además, aumentar mis habilidades quirúrgicas faciales. En la práctica privada realizo todos los procedimientos estéticos que hoy están en boga; desarrollé los conceptos de Happy Tuck (una abdominoplastia con incisión más baja y cicatriz con la curva del happy face) y rinofacil.

Para mí la rinoplastia (cirugía estética y funcional de nariz) es un procedimiento fácil para el cirujano plástico con entrenamiento, habilidad y experiencia. Se puede realizar con anestesia local; solamente inyectamos la nariz con anestesia local y generalmente no modificamos la parte ósea, procedimiento que normalmente realizamos en personas con un alto umbral de dolor y que cooperan con el procedimiento.

Cuando esta metodología no es posible, entonces se recomienda anestesia “local y sedación”, para lo cual es necesario canalizar al paciente con solución intravenosa para que el anestesiólogo pueda sedarlo. Así no le molestará el pinchazo de la anestesia inyectada localmente.

Y la tercera variante se hace con anestesia general, en la cual se duerme por completo y no sentirá nada; esto requerirá también una cánula orotraqueal.

En los tres procedimientos se invierte, aproximadamente, hora y media de tiempo quirúrgico; en la mayoría de las veces son dados de alta el mismo día. Cuando solamente es procedimiento estético no dejamos tapones y cuando se realiza alineación de septum (tabique) y corrección de cornetes, antes se dejaban tapones por cinco días, en la actualidad permanecen unas pocas horas pues se realizan suturas especiales en el tabique.

La cirugía estética nasal es fascinante pues ningún caso es similar a otro. Aunque en la mayoría de las veces quitamos la giba (jorobita) para permitir una nariz recta y elegante, con una punta graciosamente proyectada y un ángulo hermoso de la nariz con la boca. En cambio, en las narices mestizas y negroides corregimos lo ancho a través del procedimiento quirúrgico. En algunos casos y como complemento para dejar un rostro bello y con armonía proyectamos el mentón cuando está sumido (microgenia), para evitar -como diría Edgar Allan Poe- la “falta de personalidad”. Cito al escritor porque así describe al Dr. Usher, su conocido personaje. También cuando lo requiere realizamos extracción de bolsas de Bichat y lipoescultura facial y de cuello y también podemos realizar otoplastia (planchado de orejas prominentes).

La rinofacil la realizamos a partir de los 15 años cuando ya maduró adecuadamente el conjunto esquelético facial, aunque en niños con labio leporino les corregimos la nariz a los pocos meses de nacidos. En este caso de rinofacil el paciente tendrá que utilizar comprensión nasal con micropore y férula ósea por, aproximadamente 12 días. Y si no les da pena que los vean con la férula, se reincorporará a sus actividades normales en 2 o 3 días, y podrán volver al ejercicio moderado a los 15 días y de intensidad mayor después del mes.


Venustiano Carranza #369 – B
312 311 9784 (Telcel)
331 370 3051 (AT&T)
Facebook: Néstor Baldizón Recio
nestorbaldizon@hotmail.com